Lo más reciente

Tengo un jefe difícil ¿Qué hacer?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

En la mayoría de los casos, cuando iniciamos una relación laboral en una empresa, no conocemos nuestro jefe o puede qie sólo lo hemos visto una vez en la entrevista de trabajo.

Es, en ese momento, que nos preguntamos ¿Qué tipo de jefe será? ¿Será una persona  respetuosa, cooperadora, afable, etc.?

A medida que pasa el tiempo, notamos, con preocupación, que no es nuestro jefe ideal (no es comunicativo, hay que adivinar lo que desea, es muy exigente, es demasiado perfeccionista, su trato es déspota y grosero, etc).

Sin embargo, es importante observar que,  en ocasiones, lo que percibimos como un “jefe difícil” es más bien una oportunidad de crecer profesionalmente al enfrentarnos a retos y situaciones que nos hacen salir de nuestra zona de confort. Por otro lado, es importante poner límites para evitar una pérdida de autoestima, confianza y seguridad.

A continuación, se presentan varios casos de “jefes difíciles” y sugerencias al respecto:

 

Casos sobre jefes difíciles y posible soluciones

Caso No.1 El jefe es poco comunicativo. Este es un verdadero dolor de cabeza.  Es un tipo de jefe que quiere que el subalterno se convierta en un adivino y, si no acierta, puede que reciba un regaño, un mal gesto o hasta una amonestación por escrito. ¿Qué hacer?

Ante esta situación, lo primero que se aconseja es analizarlo desde la percepción del jefe.  Es decir, ver qué tareas no se cumplen, y que, por ende, desencadenan su disgusto.  Es necesario armar un argumento acerca de cómo entendemos de lo que hay que realizar y solicitarle una reunión formal para generar una serie de acuerdos y establecer un flujo sano y profesional en la comunicación.

Si solicita un reporte, pero no aclara lo que debe contener, se recomienda  enviar un correo electrónico de confirmación con lo que se cree que debe contener, y si no contesta, se aconseja pedir una reunión para revisar los avances de la tarea asignada, y allí explorar lo que espera recibir.

En caso de que tampoco pueda celebrarse la reunión, lo mejor es enviar los avances, vía correo electrónico, antes de la fecha de entrega, para evitar que piense que no hay interés de efectuar correctamente la tarea asignada, y con ello se asegura evidenciar el seguimiento e intención por satisfacer su expectativa. La comunicación formal, proactividad y la evidencia documental, son las herramientas clave para el éxito en estas situaciones.

 

Caso No.2 Mi superior no tiene experiencia y posee poca capacitación y, además, es un “vago” que quiere que todo lo haga yo mientras él lee el periódico y habla por teléfono. .

Esta es una situación que ocurre con cierta frecuencia y aquí solo podemos cambiar la forma en que afrontamos los hechos. Si sentimos que nuestro jefe no es lo que esperamos, antes de calificarlo y descalificarlo, es necesario detenerse a pensar: ¿Qué me falta a mí para estar en su lugar? Y comenzar a trabajar en lo que falte para ser la cadena natural de reemplazo, y aunado a la proactividad, automotivación, preparación y buena actitud, conseguiremos crecer dentro o fuera de la empresa.

 

Caso No3 Mi jefe es muy inseguro y le cuesta tomar decisiones lo que repercute en el funcionamiento de todo el departamento.

Esta es, sin duda, la situación en la que mayor ventaja se puede conseguir, ya que la clave para navegar en este escenario es convertirse en el asesor confiable del jefe, y con ello se puede conseguir la visibilidad necesaria para que nuestro trabajo sobresalga y en la mayoría de los casos el éxito es cuestión de tiempo. En este escenario la confiabilidad y la ética con la que actuemos es fundamental para acelerar una mejora en el ambiente laboral y en nuestro crecimiento profesional.

 

Caso No.4:  El jefe tiene demasiada confianza con todos sus subalternos y no quiere llevarse mal con nadie, pero comienza a existir problemas con el trabajo del departamento 

Existen jefes que intentan agradar a todos y su cercanía puede llegar a ser un conflicto, ya que puede causar faltas de respeto en el equipo, que pueden manifestarse como favoritismos, desapego a normas institucionales o falta de liderazgo, por lo que aprovechando su apertura a que todos sean “sus amigos” es recomendable establecer una conversación formal en la que se manifiesten abiertamente los aspectos que pueden ser mejorados.

En caso de que su reacción no sea positiva profesionalmente, el paso siguiente es escalar organizacionalmente a quien deba enterarse de los riesgos para la empresa que se puedan derivar de tales conductas.

 

Caso No 5 El jefe es un grosero, a veces grita y falta el respeto. Sus subalternos viven en constante estrés, pero logra los resultados esperados por la directiva, así que nadie se atreve a presentar una queja en recursos humanos.

Sin duda, ésta es la situación más difícil en la que cualquier profesional pueda encontrarse, sin embargo, la solución es más sencilla de lo que parece, ya que lo apropiado es expresar al departamento que corresponda los hechos que evidencien tales conductas, cuidando siempre de ser objetivos al respecto de tales faltas, y si la organización no hace nada o al menos no satisface la expectativa de quien se está quejando, tenemos enfrente un indicador claro de que quizá es el momento de buscar una nueva oportunidad laboral, en un ambiente más sano que permita un desarrollo profesional sin tensiones.

En este caso, el reto real es salir de nuestra “zona de confort”, ya que aunque parezca contradictorio, padecer este tipo de situaciones sin buscar un cambio es también una forma de aceptación y conformidad.

No debemos olvidar que en “la era del talento” ya no trabajamos para las organizaciones, sino con las organizaciones, así que nuestro rol es de ser generadores positivos de cambio, buscando empatar los objetivos de la organización con los nuestros. Teniendo en cuenta esto, será más fácil tomar las decisiones adecuadas en el cambiante mundo laboral.

 

Otros temas relacionados

¿Cómo ser un buen jefe?

¿Cómo enfrentar a un nuevo jefe?

Conviene seguir a un ex jefe a un nuevo empleo?

Cómo lograr y mantener una imagen profesional ante los jefes?

Cómo detectar un potencial mal jefe desde la entrevista de trabajo

Cómo manejar situaciones difíciles con el jefe o compañeros de trabajo

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*