Lo más reciente

Cómo lograr una vida laboral equilibrada

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Una vida laboral equilibrada fue uno de los temas centrales y prioritarios durante el cambio desfavorable de coyuntura en los Estados Unidos ocurrido entre el año 2000 y 2003. Y a pesar de la consternación que supuso los despidos por la recesión, sigue siendo un tema que rehúsa minimizarse.

La razón por la que no lo hace es que una vida laboral equilibrada es un elemento esencial de satisfacción para el empleado, como la lealtad y la productividad.

Eso significa que si puede proporcionar un puesto de trabajo en el que los empleados puedan de forma eficiente equilibrar los requisitos del empleo con su vida personal, entonces la retención no será un tema para preocuparse. Y si usted se gana la reputación dentro del mercado laboral de que apoya ese equilibrio, no tendrá la más mínima dificultad a la hora de contratar a los mejores empleados.

Una vida laboral equilibrada no es meramente una cuestión de «sentirse bien» o un extra que será costoso^ para su empresa, sino algo que se traduce en términos de rendimiento laboral.

Una vida laboral equilibrada es un tema de gran importancia en la actualidad, ya que muchas personas están hartas de afrontar unas jornadas demasiado prolongadas, unas vacaciones muy cortas, demasiado tiempo en habitaciones de hoteles, así como de recibir mensajes por correo electrónico del jefe durante los fines de semana. Son muchas empresas las que han entendido el mensaje y que han respondido con programas que ayudan a que sus empleados equilibren esos dos aspectos tan importantes de su vida.

A primera vista creerá que cada concesión que hace para conseguir esa vida laboral equilibrada representará un coste para su empresa, pero tal y como explican Stewart Friedman, Perry Chris-tensen y Jessica DeGroot en un artículo de la revista Harvard Business Review, una vida laboral equilibrada puede enfocarse desde una perspectiva positiva para ambas partes. Estos investigadores ofrecen tres principios para que este juego tenga un coste nulo:

  1. Asegúrese de que los empleados saben cuáles son las prioridades de la empresa y aliente a que sean igualmente claros sobre sus prioridades personales. El trabajo de la empresa debe realizarse y una vida laboral equilibrada no debe ser una excusa para dejarlo de lado.

De la misma forma, el trabajo no puede convertirse en una excusa para no prestar atención a los asuntos personales. Friedman, Christensen y DeGroot aconseja a los directivos que sean claros sobre cuáles son las metas de la empresa y las expectativas de su rendimiento.

Al mismo tiempo, estimulan a sus empleados para que sean claros cuando exponen sus metas familiares e individuales. Una vez que se han puesto las cartas sobre la mesa, el horario y las asignaciones pueden acordarse de tal forma que satisfagan a ambas partes.

  1. Reconocer y apoyar a los empleados como un «conjunto de personas» que desempeñan papeles importantes fuera de su vida laboral. Los directivos sólo pueden solucionar conflictos laborales si comprenden y muestran interés por la vida fuera del trabajo de sus empleados. Mostrando un sincero interés se crea lealtad y confianza.
  2. Experimentar de forma continua con la forma de hacer el trabajo. Los directivos inteligentes saben que los procesos laborales deben rediseñarse de forma periódica para obtener una mayor eficacia y eficiencia. Una vida laboral equilibrada proporciona oportunidades para experimentar con estos procesos.

Por ese motivo, y de acuerdo con Friedman, Christensen y DeGroot, una vida laboral equilibrada no tiene por qué ser un juego con resultado nulo. Es más, si se dirige de la forma correcta puede mejorar la moral, aumentar la productividad y ayudarle a contratar y retener los mejores empleados.

 

Consejos sobre una vida laboral equilibrada

Tomando como ejemplo los «tres principios» de vida laboral equilibrada descritos anteriormente, a continuación encontrará algunos consejos para que ese equilibrio sea una situación beneficiosa para ambas partes:

—Señale unas metas fijas para sus empleados, pero debe prestarles una gran autonomía para conseguirlas. Dígales: «Usted es el responsable de una encuesta que se va a realizar a los clientes, así como de la presentación de un informe que abarca desde el momento presente hasta mediados de marzo. Desearía que desarrollará un plan para llevarla a cabo».

—Preste más atención a los resultados que a cómo, dónde y cuándo se realiza el trabajo.

—Intente conocer a sus empleados y colaboradores en un nivel más personal. ¿Tienen obligaciones cívicas a las que deben atender? ¿Disponen de otras destrezas que podrían beneficiar a la empresa? Como señalaron algunos investigadores ya hace décadas, simplemente con mostrar interés por los empleados como individuos, usted puede tener un impacto positivo sobre su moral y su motivación.

—Estimule a las personas para que encuentren nuevas y mejores formas de afrontar sus responsabilidades. Por ejemplo, los jefes de venta y el personal encargado del desarrollo del producto puede que descubran que una inversión de 5.000 dólares en un equipo de teleconferencia puede ahorrar a la empresa unos 15.000 dólares en gastos de desplazamiento, además de evitarles a ellos muchas horas de viaje y muchas noches lejos de casa.

 

 

Conozca también

El síndrome del estancamiento laboral ¿Qué hacer al respecto?

 

Cómo afecta el desempleo la salud y qué hacer al respecto?

 

Cómo equilibrar trabajo y familia

 

Los mitos sobre el trabajo y el hogar

 

¿Soy adicto al trabajo?’

 

Yoga urbano para la oficina

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*