Lo más reciente

Ser ambicioso: ¿Es positivo o negativo?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Muchos consideran una persona ambiciosa como aquella que no tiene límites para lograr lo que desea e inclusive es destructiva. Otros suelen asociar la ambición al deseo de ganar dinero (codicia).

Sin embargo, nos preguntamos ¿Qué ocurre si este deseo de superación está bien encauzado y se convierte en el motor necesario para alcanzar metas personales o profesionales? ¿No habrá, acaso, una ambición positiva?

La ambición nos impulsa a intentar hacer las cosas mejor, a no bajar los brazos, a ser perseverantes y a no darnos por vencidos frente al primer contratiempo u obstáculo

 

Hay que admitir que ser demasiado ambicioso puede resultar peligroso, para la persona y para quienes se relacionan con ella. El perfil clásico del ambicioso es el de alguien ávido por adquirir riqueza material y tener y/o ser más que los demás a cualquier precio y por cualquier camino. En el otro extremo, una persona que carece de ambiciones tiende a reprimir sus aspiraciones y puede precipitarse en el fracaso o la mediocridad.

En el medio están las personas que se trazan metas y buscan conseguirlas. La ambición les asegura la dosis de energía y coraje para concretar los deseos, planes o aspiraciones. Es allí cuando hablamos de una ambición saludable o positiva.

En otras palabras, la persona es responsable de sus logros y sus éxitos son la consecuencia de su esfuerzo, tesón y capacidad. Se siente orgullosa de su rendimiento y sus resultados. Incluso puede aceptar fallos y fracasos como consecuencia de sus acciones y decisiones.

Su misma ambición de ser cada día mejor le permite aprender de sus errores. La ambición se puede dar en lo material, lo espiritual, lo afectivo y para ser mejor persona, sin que eso signifique pasar por encima de otros.

Igualmente, existen personas que dedican su vida a un logro altruista; la ambición también puede ponerse al servicio de una causa solidaria.

 

Cómo diferencia un ambicioso positivo de otro negativo

Un ambicioso sin límites se caracteriza por:

  • Constante búsqueda de metas y desafíos cada vez más difíciles.
  • Necesidad de probar que es capaz de obtener lo que se propone.
  • Insatisfacción permanente con lo alcanzado, la mirada en el futuro.
  • Desvalorización de los logros obtenidos, nada parece ser suficiente.
  • Deseos imperiosos de vencer a los posibles competidores.
  • Necesidad incontrolable de querer siempre un poco más.
  • Condicionar su valor como persona con el éxito que obtiene.
  • Necesidad constante de controlar.

Usualmente una persona con ambición positiva

  • Ve las aspiraciones como un camino para crecer ante las dificultades.
  • Considera los obstáculos como una manera de superarse
  • Es creativo.
  • Desea que los demás también logren su crecimiento personal.

 

Tres consejos para ser un ambicioso positivo

  • Confeccionar una lista con las metas ambicionadas.
  • Hacer tres columnas: una con los “pro”, otra con los “contra” para conseguir cada una y otra con las personas involucradas y afectadas.
  • Si un proyecto requiere un esfuerzo excesivo de tiempo, energías o renuncias varias, analizar qué beneficios se recibe a cambio y si se justifica.
  • Preguntarse con sinceridad hasta dónde se quiere llegar y cómo compatibilizar esa ambición con otros aspectos de la vida.

 

 

 

Otros temas relacionados

¿Cuándo conviene cambiar de empleo?

¿Qué hacer ante el despido?

¿Cómo evitar que la oficina o nuestro trabajo nos enferme?

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

1 comentario en Ser ambicioso: ¿Es positivo o negativo?

  1. Bueno, aquí se describe la ambición sana, aunque de esta hacia una ambición maligna hay solo un paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*