Lo más reciente

Conviene colocar adornos personales en los escritorios

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Existen empresas que solicitan no poner objetos u adornos personales en el espacio de trabajo, ni la foto de los hijos ni un bambú en miniatura.

Otros consideran que esos detalles personales, desde la última manualidad que hizo el hijo hasta el poster de su película favorita, le dan calidez al ambiente de trabajo, haciendo la labor más agradable.

Según un estudio de la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan, el problema no son los objetos personales en el trabajo, sino cuántos son.

Según la investigación, tener demasiadas cosas personales en el área laboral hace al empleado parecer poco profesional.

¿Cuánto es demasiado? Según el estudio, más del 22%, “si más de uno de cinco objetos que adorna la oficina del trabajador o cubículo es de naturaleza personal, los demás pueden ver al trabajador como no profesional”.

¿Aplica esto a los latinos? Según los autores de la investigación, esto aplica solo ala sociedad estadounidense, pues esta percepción es muy distinta en otros países.

“Una aversión general a un límite borroso entre el trabajo y lo personal es más un reflejo de las prácticas estadounidenses de negocios”, comentó el asistente de profesor de la Escuela de Negocios Ross, Jeffrey Sánchez-Burks, en el reporte. “Se espera que los estadounidenses pongan a un lado los asuntos personales y se enfoquen casi exclusivamente en preocupaciones específicas del trabajo al entrar ala oficina”. Explicó que esto no sucede en otras sociedades industrializadas, por ejemplo, la brasileña.

La investigación se realizó a través de estudios diferentes que realizaron pruebas a gerentes y personas encargadas de reclutar a empleados en Estados Unidos y Brasil.

Un estudio pidió a los gerentes recrear la oficina de un empleado profesional y de uno no profesional con calcomanías, con imágenes de elementos de trabajo como engrapadoras, y personales como fotos u objetos deportivos. Los estadounidenses reflejaron al profesional como aquel empleado que minimízalos objetos personales en el espacio de trabajo. Incluso esperaban que las mujeres tuvieran menos objetos personales en la oficina que los hombres.

Pero esto era totalmente irrelevante para los gerentes brasileños, lo que demuestra que es una percepción cultural.

“Nuestros estudios también proveen más luz sobre cómo las diferencias culturales en el criterio usado para formarse impresiones positivas y negativas de otros pueden contribuir a malin-terpretaciones y potencial pérdida de oportunidades para las organizaciones de reclutar al mejor talento”, opino Sánchez-Burks.

Así que cuánto afecten los objetos en su trabajo su imagen profesional, dependerá de bajo qué criterio y cultura se maneja su empleador.

 

 

 

 

 

 

Otros temas relacionados

¿Cómo conciliar el trabajo con la vida personal?

Cómo proyectar una buena imagen profesional desde el primer momento?

La importancia del protocolo empresarial para el éxito de los negocios y algunas recomendaciones al respecto

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*