Lo más reciente

Como lograr el equilibrio entre trabajo y hogar

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

La vida laboral de un individuo y su vida privada antes estaban separadas, con muy pocos puntos de contacto. Hoy, las barreras se han derribado.

Todos los aspectos de la vida de una persona han llegado a confundirse en un complejo collage a veces caótico, de trabajo y familia. Estas estadísticas son elocuentesç

Una encuesta realizada por la revista Management Reuiew a cientos de managers, mostró que el 80 % trabaja por lo menos 45 horas semanales; el 63 % trabaja sin hacer pausa en el almuerzo una vez por semana; el 65 % trabaja por lo menos un fin de semana, y el 47 % trabaja en su hogar 3 horas o más por semana.

El tiempo libre ha disminuido de un promedio de 26,2 horas semanales en 1973 a 16,6 en 1987. Del mismo modo, el promedio de trabajo semanal es más prolongado: para los profesionales llega hasta 52,2 horas, y para los propietarios de pequeñas empresas, a 57,3 horas

Una encuesta a los empleados de 33 compañías mostró que el 55 % de las mujeres y el 50 % de los hombres debían interrumpir sus tareas para atender problemas familiares.

Cerca del 20 % de los empleados norteamericanos trabaja asiduamente durante horas de la tarde o de la noche, o se rotan diariamente en tareas vespertinas o nocturnas. Muchos sufren por la falta de sueño y de sincronización con la vida familiar.

El 35 % de los hombres y mujeres con hijos menores les han dicho a sus empleadores que no desean trabajar por turnos, cambiar de funciones, viajar demasiado, ni trabajar horas extras, de acuerdo  con  un sondeo de la consultora Work/Family Directions.

Una encuesta de la Universidad de Boston entre 1.600 empleados de una compañía con alta tecnología, mostró que las madres y los padres experimentaban un gran estrés al tratar de equilibrar su trabajo y su vida familiar.

Dos poderosas tendencias están llevando a combinar el trabajo con la vida familiar: por un lado, el éxodo de las mujeres fuera del hogar y su ingreso en el mercado laboral, que comparten con la crianza de los hijos; y por el otro, la creciente preocupación de los hombres por la formación y desarrollo de sus hijos y familia, en conjunción con la adopción de nuevos roles como padres, anfitrión, maestro y confidente. Esta transferencia de los estereotipos sexuales de sostén de familia resumen las nuevas tendencias.

A medida que las actividades familiares y el trabajo se van mezclando surge el estrés: un padre que consagra largas horas a la oficina se siente desdichado porque no participa del desarrollo de sus hijos; una madre sola se preocupa porque no tiene suficiente tiempo libre para atender a su hija enferma; una mujer con ambiciones se siente entre la espada y la pared, cuando planea tener hijos; y un vendedor que viaja con frecuencia descubre que su matrimonio se derrumba.

 

Cómo lograr el deseado equilibrio

Las necesidades de aquellos que están más cerca de usted —hijos, esposa, pareja o padres— pueden desequilibrar el proyecto de vida más estable. Los niños en edad de crecimiento necesitan una orientación y atención constante, las esposas y parejas necesitan compañía e intimidad, y los padres ancianos a veces requieren protección y cuidado.

Pero en ocasiones su capacidad para responder a esas necesidades declina. Los signos de esta disminución son inequívocos: niños con problemas de disciplina; rebeldía de los adolescentes que tienen dificultades en la escuela o consumen drogas; reiteradas separaciones o divorcios, y reclamos de los padres desconsolados.

Estas sugerencias pueden ayudarle a apuntalar sus habilidades para responder a las necesidades familiares y lograr el equilibrio:

  • Dedique toda su atención a sus hijos cuando vuelve del trabajo. Ellos en su egocentrismo no pueden comprender su mal humor. El secreto para hacer de ellos unos adultos sanos es enseñarles desde pequeños los valores adecuados, de dignidad e independencia.
  • Manténgase en permanente contacto con los niños que quedan solos en casa, por las tardes. Pídales que lo llamen tan pronto como vuelvan de la escuela. Converse con ellos acerca de lo que pueden hacer y ayúdelos a planear sus actividades para que no se aburran, se sientan inútiles o tengan problemas.
  • Aliente a los adolescentes para que se sientan comprometidos en otras actividades después de la escuela, como deportes, grupos de teatro  empleos de dedicación parcial, o servicios a la .comunidad. Esté  atento a los signos  de advertencia de alguna dificultad: aislamiento, irritabilidad o amistades indeseables.
  • Sea sensible con respecto a los malestares del crecimiento. Escuche los problemas de sus hijos. No los regañe, déles aliento. Evite criticar sus estilos o modas, recuerde que ante el menor asomo de presión se sienten sojuzgados.
  • Planee momentos especiales para pasar con su esposa o pareja, en que no haya ninguna interferencia. Puede ser una cena a media luz, una escapada de fin de semana, una tarde de paseo o un almuerzo íntimo.
  • Sea un verdadero partícipe en las tareas del hogar. Olvídese de la tradición o de cómo haya manejado habitualmente las responsabilidades en el hogar. Evite a los demás la carga de una desmedida cantidad de tareas, como hacer compras, cocinar o pagar facturas.
  • Si estuviera a cargo de sus padres ancianos esté atento a sus problemas de salud y de la vejez ¿Están sanos, cuentan con la debida atención médica? Garantice que tengan los números telefónicos para llamar en caso de emergencia, y que estén recibiendo las prestaciones de seguridad social..:

 

 

 

 

 

 

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*