Lo más reciente

Maneje su propio desarrollo personal

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Usted puede ser su mejor maestro. En este caso, usted es el responsable de su propio desarrollo personal y profesional.

Esto quiere decir que puede iniciar un plan de aprendizaje personal sobre la base de sus propias instrucciones.

Dicho plan debe contemplar estas seis premisas

Descubra su visión personal Cuando se le pregunta a la gente de qué vive, la mayoría describe las tareas de su empleo y no el propósito de su trabajo.

Los individuos que están en constante aprendizaje se preocupan más por aclarar qué es lo importante para ellos y expresar sus habilidades. Se preguntan a sí mismos qué los satisface, por qué trabajan y con qué propósito. Aprenden más y mejor cuando su trabajo tiene un significado personal.

Resérvese algún momento para la reflexión y pregúntese qué es lo que desea lograr de su trabajo. Evoque una visión acerca de lo que usted quiere llegar a ser y hacia dónde quiere ir. Analice el cuadro general de su vida y cómo encaja en esa visión. Debería analizar sus anhelos y deseos tanto como sus habilidades y tientos.

Establezca sus metas profesionales. Respaldado por una firme visión personal, usted está ahora en condiciones de concretar sus metas profesionales. Su visión personal constituye el sueño, y sus metas personales el instrumento del cual se valdrá para transformar ese sueño en realidad. Al establecer las metas —básicamente, al admitir el vacío de conocimiento-1- usted hará que esos sueños se puedan concretar. Peter Senge, director del Sloan School of Management, considera a este proceso —que él denomina de “ansiedad creativa”— como esencial para el aprendizaje.

Las metas profesionales pueden ser de dos clases: a corto y a largo plazo. Ninguna debería ser tan fácil de alcanzar como para que usted pierda la motivación, ni tan distante y difícil de lograr para que se dé por vencido. Ambas metas —de corto y largo plazo—, con sus resultados mensurables y tangibles, son la piedra basal del aprendizaje. Pueden consistir en un sueldo deseado, un título, responsabilidades específicas de una tarea, un premio o un nivel de ventas, y se pueden tener muchas metas, algunas más importantes que otras.

Si bien las metas tangibles son más comunes, aquéllas que están más orientadas al proceso y a la experiencia pueden ser más conducentes para aprender; Por ejemplo las metas sobre cualidades y defectos. Los clientes difíciles de manejar, los cambios repentinos de tareas, y la asunción de nuevas responsabilidades nos °t>ligan a conocer nuestras capacidad y vulnerabilidad verdaderas.

La clave para planear eficazmente una meta es saber cuándo y cómo determinarla. Este momento decisivo puede presentarse cuando usted alcanza y excede sus aspiraciones o cuando se esfuerza y no logra alcanzarlas.

En este sentido, el sociólogo Gilbert Brim —presidente de American Institutes for Research—, explica: “A lo largo de la vida replanteamos continuamente nuestras metas en respuesta a lo que consideramos como nuestros triunfos y nuestras derrotas. Cuando avanzamos con éxito hacia ciertas metas, las reemplazamos por otras, más desafiantes. Cuando fracasamos, bajamos un poco nuestras aspiraciones… La gente al principio suele fallar con sus métodos para alcanzar las metas. Luego comienzan a extender los plazos. Más tarde, modifican sus niveles de aspiración. Y, por último, si es necesario, renuncian a ciertas metas”. Las personas que persisten en el aprendizaje pueden utilizar estos triunfos y derrotas para emprender una nueva etapa de sus vidas.

Identifique sus lagunas de conocimiento. Lo fundamental en este caso es ser honesto consigo mismo acerca de aquello que se conoce o se ignora, ya que la falta de sinceridad puede dificultar el aprendizaje. Si bien pocas personas piensan que lo saben todo, muchas actúan como si así lo fuera, y se aferran obstinadamente a una serie de criterios rígidos o asumen un aire de enigmática autoridad.

Reconozca su ignorancia, admita cuáles son sus puntos débiles y trate de aprender. Si usted advierte que es demasiado crítico con sus empleados, siga un curso sobre cómo desarrollar el espíritu de equipo. Si observa que sus conocimientos de informática se han vuelto obsoletos, entrénese y dediqúese por un tiemp0 a trabajar con el ordenador en algún proyecto para aprender nuevas funciones o software.

Escoja un instructor. Aprender a observar o imitar a los otros es uno de los métodos más eficaces para el aprendizaje constante. Ya sea que usted se relacione con un instructor o simplemente elija a una persona cuyos conocimientos admire, el hecho de observar cómo ese individuo maneja el éxito y el fracaso profesional, las dificultades y los triunfos, los problemas éticos y los conflictos personales, puede significar de invalorable ayuda. Aquello que no pueda captar mediante la observación puede aprenderlo al hacer las preguntas necesarias; al pedir sugerencias, datos, e incluso críticas; y simplemente mientras conversa con el instructor o persona escogida acerca de las experiencias, ideas y lecciones útiles que le ha dado la vida.

Busque intereses fuera del trabajo. Desarrollar algún pasatiempo o actividad nueva fuera de su tarea habitual puede ser una posibilidad más de aprendizaje en su vida profesional. Si bien la mayoría de la gente suele discriminar los intereses personales y profesionales, todo lo que usted aprenda y conozca en uno de esos ámbitos, influirá inevitablemente sobre el otro. Por ejemplo, su destreza para el buceo o el montañismo pueden hacer de usted un empleado más sano, más seguro, más emprendedor. Practicar fotografía, tenis o aprender jardinería le ayudan a desarrollar una nueva habilidad. Esta puede surgir de manera imprevista en el trabajo y abrirle nuevas oportunidades. Por ejemplo, conozco una abogada que siempre tuvo éxito al plantear y escribir sus alegatos pero era extremadamente tímida para hablar en la Justicia. Desde hace un tiempo, milita activamente en un movimiento por los derechos de los animales, donde debe hablar a los diferentes grupos de la comunidad. En sus actividades como voluntaria descubrió una nueva manera de expresarse con más vigor y seguridad, y ahora disfruta en la sala del tribunal.

Convierta los errores en oportunidades. Aprender es un método de tanteo, e inevitablemente produce errores, ya se trate de decisiones u opiniones equivocadas, o de simples descuidos. Pero los errores forman parte del aprendizaje, son como la inflamaciones musculares en el entrenamiento físico. Los errores, como la inflamación o las luxaciones indican que una persona se está entrenando fuerte, pero también pueden ser simplemente un indicio de falta de conocimientos.

Si bien los errores en sí mismos no son nocivos, las actitudes de las personas hacia ellos lo son, cuando dichos errores se transforman en la base de sus decisiones y los hacen sentir inútiles e impotentes. Cuando la gente adopta criterios de excelencia en su rendimiento, se siente abatida y desalentada. Los errores habi-tualmente tienen un corto período de vigencia, con escaso significado o consecuencias más allá de la situación inmediata. Únicamente cuando la gente exagera o persiste en los mismos —en vez de dejarlos de lado-surge el peligro.

Los errores deberían ser considerados como postes indicadores que señalan la dirección correcta y la incorrecta, que ponen de relieve las cualidades y los defectos. Por ejemplo, el hecho de dar una responsabilidad a un empleado incumplidor no significa que usted sea un jefe incapaz, este error refleja sus deficiencias en el manejo del personal e indica que su capacidad de evaluación debe ser desarrollada. Las personas que obran sin riesgos y nunca cometen errores aprenden poco, y pasan su vida laboral errando en círculos. Repiten la misma experiencia una y otra vez.

El individuo que está en constante aprendizaje desarrolla un método para hacer frente a los contratiempos: un análisis rápido de la situación y de sus posibles consecuencias; una evaluación de las ideas y opiniones de los otros; y una corrección inmediata sin responsabilizar a los demás. En lugar de evitar los errores, estos individuos los utilizan, junto con las habilidades y conocimientos recién adquiridos, como una base para un nuevo aprendizaje

 

 

 

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*