Lo más reciente

Test: ¿Cómo se maneja con el cambio?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Qué le puede pasar cuando los cambios en su organización son tan poderosos y profundos como un cataclismo.

Observe esta respuesta de un empleado ante una reestructuración semejante: “Uno ve gente a derecha y a izquierda que recibe criticas, y después de eso, ya no es la misma persona. De repente, se da cuenta que también puede llegar a ser un esbirro que cava una zanja para sacar una bala con su propio nombre inscripto. Sólo que ésta aún no se ha disparado”.

Como advirtió este manager, el cambio puede tener un profundo impacto personal, y alterar la propia identidad y las relaciones personales

Con el tiempo, sus repercusiones pueden llegar a debilitar las fuerzas y la salud de una persona.

El primer paso decisivo para los managers es comprender cómo pueden reaccionar personalmente al cambio, para poder moderar y orientar su impacto.

Cualquiera que sea el cambio —desde el empleado que pasa a depender de otro jefe, hasta el traslado del personal a una nueva área en otra ciudad— éste saca a relucir nuestras peores y mejores reacciones: alegría y entusiasmo, pero también codicia, temor, una sensación de pérdida y resentimiento. No todos hemos apredido cómo manejarnos con la variada gama de los sentimientos.

Piense en un cambio reciente dentro de su empresa: hacerse cargo de un nuevo proyecto o de un cliente, ser destinado a un grupo operativo departamental, aprender un nuevo método de trabajo, o quizás afrontar un cierre una reorganización ¿Cómo reaccionaría a estos cambios?

Las siguientes preguntas ponen de relieve las emociones y actitudes para enfrentar el cambio. Revelan si usted es una persona adaptable, siempre dispuesta a un nuevo desafío, o un individuo firme y rígido y por lo tanto reacio al cambio. Quizás usted se encuentre entre los dos extremos, ansioso de algunos cambios y temeroso de otros. Si éste fuera su caso, como el de la mayoría de las personas, la pregunta apropiada sería: “¿Por qué acepta algunos cambios y rechaza otros?”.

.

Preguntas del test

  1. ¿Le interesa conocer gente y atravesar situaciones nuevas?
  2. ¿Prefiere una jornada de trabajo no estructurada?
  3. Cuando su agenda diaria se desorganiza inesperadamente, ¿se adapta y hace los ajustes con facilidad?
  4. ¿Le fastidia la rutina?
  5. Cuando usted deja un puesto o consigue una promoción, ¿le resulta fácil despedirse?
  6. En una reunión social, ¿se siente cómodo conversando con gente que no conoce?

7 • ¿Busca nuevas aventuras y experiencias en su vida?

8- ¿Hace nuevos amigos fácilmente?

  1. Cuando se enfrenta con un problema nuevo siente desafiado y estimulado?
  2. ¿Es rápido para aceptar nuevas ideas en el trab jo?
  3. ¿Presta atención y trata de cumplir cuando al guien cercano a usted le pide cambiar algo que no le agrada?
  4. ¿Piensa que puede manejar cualquier cambio que le cae por casualidad?
  5. Cuando se produce un cambio en su oficina, ¿está dispuesto a aceptarlo y no detenerse?
  6. ¿Cree que tiene control sobre los cambios en su oficina?
  7. Cuando se produce un cambio en su vida, ¿lo entusiasman las posibilidades que plantea?
  8. ¿Sus amigos y familiares ¿lo consideran capaz de actuar con energías?

.

Respuestas del test

Utilice la siguiente escala para clasificar sus respuestas:

1 Nunca

2 Rara vez

3 De vez en cuando

4 A menudo

5 Siempre

Si anotó entre 64 y 80 puntos, usted es probablemente un individuo adaptable que disfruta con el cambio y puede manejarlo; si obtuvo entre 32 y 63 puntos, quiere decir que es algo flexible y puede adaptarse a algunos cambios mejor que a otros. Por último, si su puntaje es inferior a 32, significa que usted es bastante rígido en sus hábitos y preferencias, y que, en lo posible, suele evitar el cambio.

Algunas personas prosperan con el cambio. Se orientan hacia lo impredecible. Con la rutina o los horarios regulares pierden rápidamente su interés en las cosas, y suelen probar nuevas maneras de hacerlas-Sus vidas y sus mentes están en constante movimien’ to, listos para aceptar el primer desafio que se les pre’ senté. Usted puede ser este tipo de persona si obtuvo un puntaje mayor a 64.

Su afición al cambio no es peligrosa para su salud, r0 puede crearle problemas si usted está permanen-Pe^nLe en busca de nuevos empleos, nuevas situacio-eS y personas en una especie de estado de excitación el cual rehuye al compromiso. Los individuos que saltan de un empleo a otro aceptan las nuevas ideas, ero las abandonan tan pronto como tienen que hacer planes de futuro. Además, rechazan todo tipo de rutina o disciplina que los aleje del cambio. El tipo de vida que llevan estas personas es impredecible y excitante, pero también puede ser caótica, y quien no tiene control sobre los acontecimientos y las situaciones de su vida pierde los objetivos y la orientación.

En el otro extremo de la escala (quienes obtuvieron 32 puntos o menos) están quienes adhieren a una rutina construida sobre la base de rígidas ideas que consi-tituyen una infranqueable valla para el cambio.

Estas personas se sienten amenazadas y temen perder algo cuando se producen cambios en alguna de sus actividades habituales. Lo desconocido los aterra, de modo que se aferran a las normas tradicionales. A veces parecen apáticos, pero este es otro signo de rigi-dez. De una manera general, estos individuos rechazan el cambio, pero cuando se ven forzados a aceptarlo se resisten y desvían su dirección hacia algo más conocido- Pero como el cambio a menudo no admite este tipo ^e maniobras, se quedan frustrados e insatisfechos.

Un manager debería considerar al cambio como un desafío, no como una fuente de excitación y temo Cualquier obstáculo que se pueda presentar no deberi-ser insalvable. Los individuos con determinación s< adaptan mejor al cambio y reconocen que ofrece gratm caciones y ventajas potenciales, si bien el proceso re quiere insistencia y perseverancia. A fin de asimilar es te criterio a su estilo de gestión, usted debe desarrolla] estas cuatro cualidades:

Comprensión. Un jefe eficiente comprende las consecuencias de cada cambio —grande o pequeño— dentro de su ámbito de trabajo. Sabe que el cambio pocas veces constituye un hecho momentáneo que es asimilado y luego olvidado; tiene efectos secundarios e influencias subterráneas que deben ser investigados y controlados. Con demasiada frecuencia, la gente subestima el impacto de un cambio aparentemente simple y luego se hacen la autocrítica cuando encuentran dificultades para seguir adelante. Por ejemplo, producir un nuevo programa software de informática puede parecer un simple reemplazo, pero para el empleado que debe utilizarlo y pretende rendir con rapidez y eficiencia, dicho cambio puede tener importantes consecuencias personales.

Flexibilidad. Cuando tiene que emprender un cambio, el jefe eficiente posee capacidad de adaptación: establece compromisos, aprende nuevas habilidades y se adecúa a las nuevas circunstancias. Este jefe sabe que insistir en una sola manera de hacer las cosas debilita el pensamiento creativo e impide el progreso. Aun cuando alguien pudiera estar entrenado como experto en marketing, debería ser suficientemente flexible como para aprender a hacer un presupuesto o un control de m ventario si la tarea —y el cambio— lo demandara.  Flexibilidad significa ser accesible a nuevas modalidades de rabajo, aceptarlas y adoptarlas dentro de sus normas de conducta profesionales y personales.

Adaptabilidad. Esta es la habilidad para sobrevivir y te-ner éxito. Mientras forcejea con los cambios, usted también tiene que ser capaz de manejar aquellos sobre los cuales tiene menos control. El adaptable es seguro de sí mismo, hábil para resistir las situaciones de tensión, y dispuesto a asumir riesgos; sabe que aprenderá de esa experiencia y saldrá indemne. Un amigo o consejero que ha sido considerado innecesario después de una fusión de empresas, puede vivir su alejamiento como algo desolador, pero un manager adaptable se despide amablemente y, después de una pasajera aflicción, aprende a trabajar con el nuevo Personal.

Impetu. El cambio es crecimiento, progreso y búsqueda afanosa de nuevas experiencias. Toda la compañía y y sus empleados se pueden beneficiar con el cambio, de-amenté manejado, siempre y cuando se conserve el ‘mpetu profesional y personal. Para conservar este im-pulso los jefes eficientes deben estar persuadidos de las metas y el rumbo a seguir.

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*