Lo más reciente

Cómo convivir con éxito en la oficina

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Cuando comenzamos a trabajar en una compañía, empresa, corporación, etc., por lo general, tendremos que interactuar con una serie de personas (jefes, compañeros de trabajo, etc.).

Sin embargo, en muchos ocasiones el éxito o el fracaso en estas relaciones interpersonales no radica en la simpatía, la suerte o la gracia que una persona pueda emanar; sino de identificar y conocer cómo reacciona ante diferentes circunstancias los cuatro tipos básicos de personalidad.

Tipos de personalidad

Las personas extrovertidas se caracterizan por mantener sus escritorios desordenados, comunicar sus ideas con entusiasmo, sus decisiones parten de las emociones, les aburren los procesos, los formularios, realizar trámites, mantienen excelentes relaciones con sus clientes o personas de interés y sus computadoras tienen protectores y fondos de pantalla interesantes.

Otro tipo son las personas afables; se caracterizan por desempeñar roles de pacificadores, poseen facilidad de negociación, de modo que en todos los aspectos de la vida siempre haya dos ganadores. Estas personas son muy felices de apoyar y dar ánimo a los demás. No toman decisiones importantes, dejan que otros lo hagan por ellos.

Los analíticos son aquellos compañeros que hablan de cifras exactas y certeras. Adoran las hojas de cálculo, los gráficos. Sus decisiones deben pasar por una serie de evaluaciones, preguntan todo lo que les queda inconcluso, normalmente son los menos amistosos del grupo, y algunas veces se les considera “aguafiestas”. De este tipo de personalidad no debe esperarse amistad ni empatia, lo principal para ellos es alcanzar sus responsabilidades individuales.

Los compañeros pragmáticos son el último grupo de personalidad; ellos no escuchan ni aceptan otro punto de vista que no sea el propio, las cosas se hacen y se harán de acuerdo con su manera, sus escritorios se encuentran ordenados y en la mayoría de los casos no tienen fotografías familiares en sus áreas y espacios de trabajo.

Definir a los compañeros de trabajo permite que se elaboren diferentes estrategias de trato con cada persona, las buenas noticias, por ejemplo, no siempre producirán la misma reacción que produce en otros.

Si se trata de pedir consejos o de coleccionar opiniones no podrá recurrirse a las personas afables sino a los analíticos, o por el contrario si se buscan ideas para celebrar algo en especial, debe buscarse a los extrovertidos, siempre estarán dispuestos a colaborar. Ocurre también que existen mezclas de personalidades partiendo de las circunstancias que se presenten.

Hay que basarse en las expresiones más comunes para determinar los tratos que se darán, no es cuestión de marginar a las personas, sino de entender cómo se relacionan con los demás, a partir de sus reacciones, para atraerlas:

Números y datos exactos para las personas analíticas; entusiasmar y emocionar, para atraer al extrovertido, y compartir testimonios para lograr empatia con los afables.

 

Consejos para convivir con los compañeros de trabajo

Si bien es cierto que conocer las personalidades de cada compañero nos facilita las relaciones interpersonales en la oficina, siempre resulta positivo tomar en cuenta algunas reglas generales de convivencia que nunca está de más poner en práctica como las siguientes:

□ Llega temprano. Haz este hábito parte de ti y verás que tendrás un punto a tu favor.

□ Aprende a hablar por teléfono. Utiliza siempre un tono cordial y amable. Contesta en frase completa, no estás en la sala de tu casa. Nunca sabes qué persona importante puede estar del otro lado de la línea.

□ Sé discreto. No hagas caso a chismes de pasillo. Convertirte en el “lleva y trae” de la oficina puede generarte serios problemas y crearte una mala imagen.

□ Aprovecha las críticas. No arrojes a la basura los memos injustos ni los e-mails crueles. Guárdalos y cuando estés más calmada léelos con detenimiento. Reflexiona si hay algo en lo que debes mejorar y mejóralo.

□ Cuando sientas que despiertas envidia no intentes complacer a tus rivales. Si tu jefa te trata con preferencias, réstale importancia a la situación, compórtate con serenidad y respeta el trabajo de los demás.

□ Si eres tú la que siente envidias por una compañera, procura enfocarte en tu propio trabajo, ver cómo puedes superarte a ti misma. En realidad la otra persona no tiene la culpa de tus sentimientos. Jamás intentes hacerle la vida de cuadritos a una compañera, a pesar de que creas que estás en lo justo; recuerda que en esta vida siempre terminamos cosechando lo que sembramos

 

Cómo ganar amigos y no enemigos en el trabajo

Cultiva la serenidad y confianza en ti misma.

2 No te compares con el resto de la gente. Tus compañeros tienen unas virtudes; tú, otras.

3 Acéptate y quiérete tal como eres. Si estás en un trabajo es porque vales. Si no, no estarías allí.

4 Haz una lista con tus habilidades; tienes más de las que crees.

Resalta tus cualidades físicas y psíquicas. Eso te dará la pauta para saber cuáles son tus aptitudes laborales. Y combinando todos estos factores, preséntate tal como eres.

Aprende a tener sentido del humor, a sonreír o a mostrarte más amable. Nadie suele resistirse a una sonrisa… Los jefes tampoco.

Toma pequeñas decisiones diarias; esto reforzará tu seguridad.

 

 

 

 

Otros temas relacionados

¿Qué hacer en caso de ser despedido?

 

Qué hacer si usted observa que dónde trabaja existe reducción de personal?

 

Pros y contras de trabajar desde casa

 

Cómo hacer un networking?

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*