Lo más reciente

Cómo manejar el despido en puestos gerenciales

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

El ser despedido es una de las experiencias más traumáticas que puede pasar a un empleado en su vida laboral.

No todos manejan de la misma forma esa mala noticia, especialmente si un día las cosas parecían estar perfectamente y al otro, alguien tomó la decisión de prescindir de sus servicios profesionales.

Por ello, muchos psicólogos advierten que el despido puede despertar emociones similares a la muerte de un ser querido, al abandono, divorcio y hasta la traición, llevando a la persona a vivir experiencias doloro-sas, sin importar si esto es justificado o si se conocía de un posible recorte con anterioridad.

Las razones principales por las que el despido puede causar este choque emocional son dos: primero, se pierde repentinamente un estatus, especialmente si se trata de un puesto de mando o gerencial y la segunda razón, y más importante, es la economía, los presupuestos están designados en su mayoría para pagar deudas y compromisos adquiridos, máxime si no se cuenta con otros ingresos.

En el caso de los gerentes y demás personal de altos cargos de una empresa, el despido puede significar un golpe extra:  Su personal no lo verá con los mismo ojos y es allí cuando observará con claridad los trabajadores verdaderamente sinceros que serán un apoyo en ese momento difícil de aquellos que no le importa el jefe saliente sino el que vendrá.

En esta situación lo mejor es aceptar lo que ha sucedido y prepararse para el nuevo camino con la mejor actitud posible. Los primeros que deben saberlo son los familiares, y para comunicar este tipo de circunstancias se debe dejar de lado la depresión evitando las discusiones o los sentimientos de culpa.

Se debe procurar, aunque parezca muy difícil, alentar a la familia a que será un momento pasajero, ya que es importante su apoyo y colaboración sobre todo en la reducción de los gastos. Converse con sus líderes espirituales para encontrar la orientación adecuada.

La gente negativa es literalmente venenosa para manejar el despido, es importante rodearse únicamente de personas que ayuden a fortalecer el espíritu y a motivarlo para seguir adelante. Una vez fortalecido el ánimo, se estará listo para comenzar a preparar una estrategia de acción. Debe hacerse una lista con los nombres de todos los contactos que se conocen, sus lugares de trabajo y puestos que ocupan.

Al mismo tiempo, determinar la experiencia y los conocimientos con compañías donde podría ser útil, para adaptar el currículo a cada empresa y plaza vacante. Es vital ponerse en contacto con las amistades que sepan de plazas vacantes en sus respectivas oficinas, a veces ellos saben de muchas oportunidades a las que ellos mismos pueden recomendar. Con una buena recomendación se tiene ganado el 50% del trabajo.

Cuando comiencen las entrevistas, se debe ver uno mismo como un producto que se venderá de la mejor manera, asegurándose de las cualidades, la preparación y la experiencia. El despido no debe verse como algo negativo, todos los encargados de reclutamiento y selección saben que no todos los despidos son consecuencias de algo malo. Si la empresa quebró, ¿por qué habrían de cerrarle las puertas en otros lugares?

Si en la entrevista laboral indagan sobre las razones por las que se perdió el trabajo, se puede mencionar el problema pero no los detalles.

 

Ver otros temas relacionados

Motive a sus empleados con formas innovadoras (y económicas) de reconocimiento

¿Cómo recursos humanos puede ayudar a los gerentes a delegar?

En una presentación ejecutiva o en una sesión de capacitación,  ¿Cuales son las técnicas de control de grupo?

El auge de los máster online

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*