Lo más reciente

La mujer como miembro de una junta directiva

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

El sueño de todo colaborador o empleado que entra a laborar a una empresa es llegar a ocupar puestos gerenciales

Sin embargo, este sueño no resulta fácil hacerla realidad por diferentes razones que incluyen la adaptación a la cultura organizacional, las dificltades ecoómicas que pueda tener la empresa lo qe dificulta los ascensos a otras posiciones, entre otros.

A pesar de las dificultades que puedan existir, si se desea, se puede llegar a ocupar un puesto gerencial o hasta llegar a la junta directiva.  Sin embargo, en el caso de la mujer, es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

Recomendaciones para las mujeres que ocupan un puesto en una junta directiva

  • Conozca la compañía. Trate de entender el negocio que practica, sobre todo si es un área única muy especializada.
  • Atrévase a proponer e involucrarse en las auditorías. Cómo están las finanzas de la empresa es un aspecto muy importante, pero en el que no todos quieren participar.
  • Comunique su punto de vista sin temor. No tema decir: “voy a ser la abogada del diablo”.pero tampoco es necesario que vaya en contra de todo. Usted está allí por su talento, no para oponerse a cada uno de los temas.
  • Involúcrese en las áreas nuevas que afectan el negocio, las que tal vez los demás miembros desconocen o en las que están menos empapados, como la cibersegurida
  • Su trabajo es representar a los accionistas, no a la gerencia. Procure hacer las preguntas que los accionistas se harían.
  • No caiga en la trampa a la que solo le preguntan los temas relacionados con las mujeres.
  • Prepárese. Lea los informes y los libros que se entregan en las reuniones.
  • No acepte un papel en una junta si no puede comprometerse y dedicarle el tiempo necesario.

 

Otros recomendaciones

Hoy se espera que los miembros de las juntas directivas aporten más a los negocios, no que se queden solo en comentar los informes. Se espera de los individuos más profesionalismo.

En cualquier etapa, la mujer miembro de una junta debe preguntarse ¿cuál es su rol? ¿qué está aportando? ¿cómo está invirtiendo su tiempo allí? También debería plantearse si esa es la junta indicada para ella y si no sería mejor salirse. Ya sea porque no puede dar el tiempo o la atención que es necesaria o porque surge algo grave, como medidas que van en contra de sus valores éticos.

También hay que preguntarse si se está dispuesta a aprender del negocio, eso será casi tan importante como el aporte que puede dar. En su primer año sería bueno establecer una relación de mentoría con algún miembro más experimentado, hombre o mujer, que pueda guiarle.

 

 

 

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*