Lo más reciente

Cómo ser un buen entrevistador laboral

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Por difícil que sea ser entrevistado, suele serlo más actuar como entrevistador.

Usted seguramente dudaría en hacer una compra muy importante para su empresa basándose sólo en una o dos conversaciones con el vendedor; no obstante, a usted le piden que contrate a un empleado después de sólo una o dos entrevistas.

El lugar donde se lleva a cabo la entrevista de empleo constituye una parte importante del proceso.

Como entrevistador, usted desea emitir un subtexto que facilite la creación de un vínculo y ayude al aspirante a estar tranquilo y a hablar con calma. El mejor lugar para una entrevista es el despacho privado; no obstante, intente utilizar una oficina que le proporcione a usted, el entrevistador, un subtexto de prestigio. Recuerde que usted representa a la empresa. Si es necesario, pida prestado otro despacho para la entrevista, uno que pertenezca a un cargo superior.

 

Vístase de forma que emane un subtexto profesional y cortés. Recuerde que el subtexto no es sólo el suyo, sino también el de la empresa. Si el aspirante es un hombre, seguramente irá con chaqueta y corbata. Si usted también es un hombre, vista igual. Si usted es mujer, vístase como lo haría el aspirante, de forma aseada y tradicional.

 

Evite toda distracción durante la entrevista. Tome la precaución de no recibir llamadas telefónicas, y que nadie llame a la puerta. Empiece por presentarse usted mismo, indicando su nombre y su cargo, y a continuación procure que el candidato se sienta cómodo. Comience la conversación aludiendo a algo que no tenga relación con el empleo. ¿Tiene el candidato alguna afición? Háblele al respecto, o deje que él lo haga.

No obstante, recuerde que en la entrevista es el candidato el que debe hacerse cargo de la mayor parte de la conversación. En vez de informarle sobre qué tipo de persona están buscando, o de intentar demostrarle que el empleo y la compañía son aceptables, oriente la conversación de tal modo que el aspirante ponga de manifiesto sus puntos fuertes, y también los débiles.

Un aspecto peligroso de elogiar el puesto, estriba en que, como entrevistador, usted puede revelar precisamente las virtudes que espera hallar en el candidato, y éste, si es hábil, puede valerse de ello durante el resto de la entrevista.

 

Aliente al candidato a hablar abiertamente, y transmita, para lograrlo, un subtexto de interés y simpatía. Puede conseguirlo de manera sencilla si asiente juiciosamente con la cabeza en el momento apropiado, o mediante breves comentarios, como: “Aja…”, o “Lo comprendo”. O simplemente sonriendo.

 

Aliente al candidato a que sea sincero, transmitiendo un subtexto de franqueza. No se cruce de brazos. Inclínese hacia el entrevistado, y procure establecer frecuentes contactos oculares.

El prestar atención de manera activa constituye una herramienta valiosa. Consiste en confirmar o en parafrasear lo que la otra persona ha dicho. El subtexto comunicado es: “Comprendo sus palabras”.

 

Procure no interrumpir al entrevistado aun cuando usted no esté de acuerdo. Evite deshacerse de él con demasiada rapidez. Espere a que el aspirante acabe de expresar sus ideas. Intente suavizar los aspectos negativos de la entrevista. Lo que usted desea es comunicar un subtexto de interés y de comprensión, que estimule al entrevistado a seguir hablando y a revelar cuanto pueda sobre sí mismo. Las notas que tome deben ser breves.

No se preocupe por las pausas que se produzcan durante la conversación. El silencio puede ser una herramienta muy útil. A veces, puede obtenerse más información cuando el cante didato, sintiéndose inquieto, amplía las afirmaciones anteriores. El objetivo es extraer del entrevistado los máximos datos posibles.

La entrevista debe estar cuidadosamente estructurada. Aun cuando usted puede desear comenzar abordando cuestiones irrelevantes, como las aficiones o los viajes, evite las preguntas personales al principio de la entrevista. El subtexto que transmiten tales preguntas puede ser turbador, ¡y a veces ilegal! Primero pregunte sobre la experiencia laboral, pase después a la formación académica, y entonces usted puede desembocar en temas más propios de la conversación. Si retrasa de este modo los datos personales, tendrá mejores posibilidades de obtener información vital sobre la vida personal del candidato. Si usted formula preguntas personales al principio, el entrevistado tenderá a resistirse o a ser precavido.

 

Concluya siempre la entrevista con una nota positiva. Felicite a los candidatos por sus éxitos, e infórmeles acerca de cuándo les comunicará la decisión. Recuerde, sobre todo, que el subtexto que proyecta de usted mismo y de su compañía es tan importante como el que proyectan los aspirantes..

 

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*