Lo más reciente

¿Sabes cómo desconectar del trabajo?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Llegó el momento más esperado del año: las vacaciones; sin embargo, aunque ya es necesario que te desconectes de tus obligaciones, todavía no logras dejar atrás la faena del trabajo, y no te has despegado de los proyectos o labores que has venido ejerciendo.

A pesar de que la mayoría de las personas quieren olvidarse de sus ocupaciones, para muchos no es tan fácil como parece, en especial si no han aprendidoa delegar funciones y a cumplir un cronograma de tareas diarias

Fase inicial

Separarse completamente de las responsabilidades laborales, en ocasiones se torna en un proceso que puede durar un par de semanas, o incluso prolongarse toda la temporada vacacional. Pese a que este escenario es una realidad para algunas personas, la opinión de muchos especialistas concuerda en que las vacaciones son un período muy importante que debe ser respetado en su totalidad, para poder darle un descanso al cerebro, tener espacios para la diversión y el esparcimiento, combatir el estrés y equilibrar la salud del cuerpo.

 

¿Viajar o no?

Escaparte a un nuevo destino es la mejor manera para lograr desconectarte totalmente del estrés y las rutinas cotidianas. En la medida de lo posible, sal de tu zona habitual y visita lugares en los que puedas relajarte. Si no puedes irte muy lejos, la actividad física es otra excelente manera para desconectarte de la rutina laboral y, a la vez, es un buen momento para adquirir este hábito si eres una persona muy inactiva.

 

Consejos claves

Sigue estas recomendaciones para que puedas disfrutar con tranquilidad tus vacaciones, sin que el trabajo se convierta en un tormento.

Mentalízate. Acepta tus vacaciones como un período de merecido descanso, donde tus únicas preocupaciones deben limitarse a los asuntos estrictamente personales. Enfócate siempre en pasar una temporada agradable y libre de estrés. Disfruta plenamente tu tiempo de descanso.

Culmina los proyectos. Procura dejar listo todo lo que puedas, sobre todo, las labores de mayor peso y que tengan más relevancia para la empresa. De ser posible, deja parte del trabajo adelantado, para que no te agobie lo que tendrás pendiente a tu regreso. Así podrás irte más tranquila.

Planifica con tu equipo. Es importante comentar cuánto tiempo estarás ausente, en qué nivel quedaron tus proyectos, y si existe la necesidad de buscar un sustituto para que cumpla con las labores pendientes. De esta manera, te podrás asegurar de que se cubran las necesidades de la empresa.

Olvídate de la oficina. Al reunirte con familiares o amigos, procura no comentar mucho sobre lo que ocurre en tu trabajo o sobre temas que puedan ser potencialmente estresantes para ti. Si no te llevas bien con tu jefe o si has tenido un problema en el trabajo, ¡déjalo en la oficina y despeja tu mente!

 

¡Stop!

Seguramente tienes agregados a tus cuentas personales a muchos compañeros de la oficina, así que lo mejor es usar tus redes sociales para entretenerte un rato, y no para estar al tanto de los acontecimientos de tu trabajo. Es buena idea aislarse por un tiempo. Si tienes un móvil o correo de empresa, no dudes en dejar de revisarlo cuando estés ocupada, durante las horas de comida y, sobre todo, déjalo en casa si vas de viaje.

 

Cuida de ti

¡Mímate! Aprovecha tu tiempo libre para ¡ra un spa o al salón de belleza. Esta es una excelente manera de liberar tensiones acumuladas y relajar la mente. Si tu rutina te obligaba a madrugar constantemente o a descansar muy poco, utiliza las vacaciones como un período para retomar las energías, durmiendo seis o siete horas al día. Cuida tu alimentación y establece horarios para las comidas que puedas mantener a tu regreso.

 

¿Por qué es importante?

Diversos especialistas aseguran que el hecho de no desconectarse del trabajo en el período vacacional puede repercutir de manera negativa en el individuo:

+ Influye en tu autoestima, en la manera en que te desempeñas y aumenta los niveles de insatisfacción, estrés y frustración.

+ Afecta tus relaciones personales. Los denominados workaholics (que mantienen su vida alrededor del trabajo) suelen aislarse de tal manera que hasta pueden llegar a perder contacto con sus amistades y familiares. + El cuerpo puede llegar a ser afectado. Aumentan los dolores de cabeza y de espalda. + El estado de ánimo se ve condicionado a lo que ocurra en el trabajo. Usualmente, a causa de la constante presión, la persona se siente irritada, y por cualquier motivo se puede poner de mal humor.

 

Conozca también

La Internet y su impacto en las empresas y en los recursos humanos

¿Buscas empleo? Cuidado con lo que pongas en la Internet

Consejos para el correcto uso del correo electrónico

El uso del buzón de voz y el correo electrónico desde la perspectiva de los recursos humanos

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*