Lo más reciente

Hacia la gestión de talentos

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

La expresión “guerra de talentos” fue acuñada por McKinsey & Company en 1998 para definir la competencia de las grandes empresas a nivel internacional por adquirir los servicios de los más reconocidos, experimentados y virtuosos empleados para crear un nivel de excelencia y calidad, insuperable por las demás compañías.

Esto, para los expertos en los anàlisis del comportamiento financiero seguramente llegaría a su fin a partir de la crisis económica de principios del siglo XXI que produjo elevadas tasas de desempleo en Estados Unidos, China, Europa y Latinoamérica

Sin embargo, no fue así, esto continuó y contrario a lo que se esperaba hoy día es mucho más palpable en casi todas las ramas del mercado laboral.

Esta situación es una señal que indica que el talento es en la actualidad un factor crítico del desempeño de la organización y que la capacidad de una empresa para atraer, desarrollar y retener a los colaboradores más capaces será en adelante una gran ventaja competitiva.

Pero, ¿por qué está pasando esto? Evidentemente las compañías buscan obtener productividad, calidad, ganancias y poder. Eso sólo se lo da un personal realmente capacitado con características que vayan desde el liderazgo, la proactividad, la innovación, la eficiencia hasta la capacidad de posicionamiento.

No obstante, para los departamentos de recursos humanos, en especial para los reclutadores, es muy difícil encontrar profesionales que cumplan con todas estas características.

Puede que la vacante exista, pero no quién la ocupe. Tal vez porque aún no llega o quizás porque alguien más cuenta con sus servicios y es allí donde se desata una guerra sin cuartel donde sólo existen dos objetivos; para unos, adquirir a los mejores profesionales y, para otros, retener a los más talentosos.

 

Maestros del conocimiento

La actual filosofía empresarial ha sido influenciada por los avances de la tecnología y la irrupción del internet en el desarrollo de los mercados.

La evolución hacia la era de la información está lejos de haber terminado. Para las compañías es indispensable contar con profesionales que estén a la vanguardia, que desarrollen sus capacidades a la par de lo último que le ofrece la tecnología. Por ejemplo, “un solo ingeniero de clase mundial con cinco colegas puede producir más que 200 ingenieros comunes y corrientes”. Por ello, en la medida en que la economía se basa cada vez más en el conocimiento, el valor de las personas muy talentosas sigue creciendo.

En el ámbito gerencial podemos decir que las funciones de los gerentes se han vuelto más exigentes, a medida que la globalización, la regulación y la tecnología cambian el juego en la mayoría de las industrias. Hoy las compañías necesitan gerentes que puedan responder a estos retos, que asuman riesgos y sean emprendedores. Necesitan líderes capaces de volver a concebir su negocio y de inspirar a quienes trabajan con ellos.

Así, el concepto de gestión de talento podríamos resumirla en una frase de Bill Gates, fundador de Microsoft que decía: “Si 20 personas concretas dejaran Microsoft, la empresa quebraría”. Esta frase por sí sola transmite la creciente importancia del talento en la gestión moderna, pues cada vez más las empresas exitosas se hacen dependientes de sus mejores empleados.

En definitiva, trece años después de aquella célebre investigación de McKinsey, la guerra por el talento es el escenario que enfrentan muchas empresas. Por lo tanto, no nos sorprende que los buenos ejecutivos tengan, en muchos casos, elevados índices de rotación y vayan cambiando de empresa a medida que surgen propuestas más tentadoras..

 

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*