Lo más reciente

¿Cómo ejercer la autogerencia?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en YouTube

Las organizaciones que se mueven en el actual mercado globaldeben aceptar el cambio de manera proactiva.

En la actual economía del conocimiento,el desarrollo del músculo del cerebro es la tarea más importante que tienen lostrabajadores de hoy.

La participación de los trabajadores en la toma dedecisiones de una institución ha pasado del clásico obedecer las órdenes del jefe a la discusión abierta, participativa y constructiva de ideas buscando innovar y crear en conjunto los mecanismos adecuados para mejorar la competitividad. La aptitud de los trabajadores pasó a ser de manual a mental.

El viejo contrato social tácito -trabaja duro y tendrás un trabajo por todo el tiempo que quieras- ha dejado de existir. La seguridad laboral ya no se origina en permanecer en una sola compañía, sino en mantener un bagaje de aptitudes relacionadas con el trabajo. Este vuelco indica un “nuevo contrato psicológico” entre el empleador y el empleado.

Ahora los empleadores brindan a cada empleado la oportunidad de desarrollar una mayor posibilidad de empleo a cambio de una mejor productividad y cierto grado de compromiso con la misión de la compañía durante todo el tiempo que el empleado trabaje en ella. El resultado es una fuerza laboral profesionalmente flexible que posee las aptitudes que la empresa requiere para seguir siendo competitiva en el mercado global.

 

Ajustarse y mejorar

Este marco situacional ubica al profesional de esta década ante la necesidad de gerenciarse a si mismo o como lo ha denominado el maestro Peter Drucker ejercer la autogerencia. La necesidad de ajustarse y mejorar continuamente pasó de ser algo que simplemente se aplica a los sistemas y procesos a algo que se hace imperante: que cada individuo se convierta en el propio gerente de su desarrollo profesional, ya que ninguna organización competitiva puede mantener trabajadores que no tienen las habilidades claves para alcanzar las metas estratégicas del negocio.

Todos, no sólo los grandes líderes de la humanidad, debemos aprender a desarrollarnos, listo consiste en ubicarnos en donde podamos dar nuestra mayor contribución. Además tendremos que mantenernos con la mente alerta y ocupada durante una vida laboral de 50 años, lo cual significa saber cómo y cuando cambiar nuestro trabajo, ya que las personas tenemos un ciclo de vida en la empresa. Hay mucha gente hoy desesperada por la situación económica y por la escasez de empleos. Sin embargo, lo crítico de estas personas es que no han aprendido a hacer otras cosas; nunca se prepararon para las nuevas realidades del mundo laboral.

 

Conocimientos

Muchos vivieron como espectadores pasivos de sus propias vidas personales y no fueron protagonistas de su desarrollo personal y profesional. Para desarrollarse profesional mente en esta época no se puede mantener la actitud dependiente de que “alguien vendrá a salvarme”.

Mucha gente no entiende todavía que el gobierno no es una agencia de empleo y tampoco entiende que debe comenzar a desarrollar sus carreras y trabajos, y que hoy existen miles de oportunidades para empezar negocios emprendedores.

Recordemos que en la antigua economía la vida del individuo se dividía entre el periodo en que asistía a la escuela y el periodo después de graduarse y comenzar a trabajar. Hoy, los trabajadores deben contar con que tienen que construir su base de conocimientos durante toda su vida. Y la razón es sencilla. Antes la gente hacía lo que se le decía, era necesario dictarle una serie de tareas para que realizar la actividad para la que era contratada, hoy a usted se le contrata para que alcance unos objetivos y desarrolle por sí mismo su puesto.

Con la velocidad con que cambia la información tenemos productos tecnológicos, científicos y comerciales que tienen un período de vigencia que no excede los 18 meses, máximo dos años. Por esto se ha llamado este siglo la era de la información. Peter Senge afirma que “el profesional de hoy o se distingue o se extingue”, es urgente reinventarse y reinventarse a sí mismo.

En este sentido, Peter Drucker recomienda:

Haga un inventario de sí mismo. El éxito en la economía del conocimiento le pertenece a quienes conocen sus propios puntos fuertes, sus valores, y sus formas de rendir mejor. Lleve a cabo un análisis de sus competencias, pida a un especialista de recursos humanos, un psicólogo, su antiguo jefe o compañeros de trabajo que le digan cuáles son las habilidades más fuertes que usted tiene.

Use la técnica del análisis de feedback. Concéntrese en sus puntos fuertes. Ubíquese donde estos puntos fuertes puedan producir resultarlos. Segundo, dedíquese a mejorar sus puntos fuertes, lo que hace o deja de hacer lo priva de aprovechar a fondo los beneficios de sus puntos fuertes. Esta técnica le indicará los temas para los que no es demasiado competente. Por último, le demostrará en qué áreas carece de puntos fuertes y, en consecuencia, no puede desempeñarse.

Evalúe su arrogancia intelectual. Son muchas las personas (especialmente las que son altamente competentes en determinado rubro) que tienen una actitud despectiva hacia otras áreas de conocimiento, o que consideran que la inteligencia puede reemplazar a los conocimientos. Por ejemplo, los ingenieros de primera línea suelen enorgullecerse de no saber nada del género humano. Consideran que sus congéneres son demasiado desordenados para la eficiente mentalidad de ingeniería. En contraposición, los profesionales de recursos humanos suelen jactarse de su ignorancia en lo que se refiere a contabilidad elemental o métodos cuantitativos en general, Lamentablemente, enorgullecerse de esta ignorancia puede conducir al fracaso. Trabaje para adquirir las técnicas y los conocimientos necesarios a fin de sacar el mayor provecho posible de sus puntos fuertes.

Practique las reglas de cortesía y sea educado. Esta es una de las razones por las que excelente trabajo de una persona fracasa una y otra vez en cuanto se requiere la cooperación de los demás. Un simple “por favor” o un “gracias” favorece un clima de cooperación.

Concéntrese en sus puntos fuertes. No hay que desperdiciar esfuerzos en mejorar las áreas en las que uno no es demasiado competente. Lleva mucho más trabajo y energías perfeccionarse a partir de una incompetencia para llegar a ser mediocre que perfeccionarse de un desempeño muy bueno para llegar a ser excelente, afirma Drucker. Las energías, los recursos y el tiempo deberían dedicarse, en cambio, a transformar a una persona competente en un ejecutante estrella.

Existen Cinco lugares donde estar: En primer lugar, uno tiene que pensar cómo organizar su trabajo, cómo administrar su tiempo, cuáles son sus responsabilidades. En segundo lugar, tiene que aprender a conducir, no a contener. En tercer lugar debe tener una idea clara de quién es uno, un sentido de misión, y una clara comprensión de ella. En cuarto lugar; uno tiene que demostrar con su comportamiento todas las cosas que cree que un líder y un seguidor deben hacer. En quinto lugar, uno necesita un gran sentido de libertad para realizar todo su potencial, y extraer el potencia! de los demás.

 

 

 

 

 

 

Ver otros temas relacionados

¿Cuáles son los errores y los aciertos a la hora de implementar un cambio

La cultura organizacional y cómo se perpetúa

Los recursos humanos y el coaching

Como ahorrar y ganar dinero

 

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*