La web de los recursos humanos y el empleo

 

 

 

 

 

Inicio

 

 

Sección de RRHH

 

Introducción a los rrhh

 

Planeación de los recursos humanos

 

Análisis de puesto

 

Reclutamiento y selección

 

Desarrollo y

capacitación

 

Evaluación de puesto

 

Administración de compensación

 

Competencias

 

Gestión internacional de rrhh

 

Otros temas

de RRHH 

 

 

Sección de empleo

 

La entrevista de trabajo

 

Videos para encontrar empleo

 

¿Cuándo conviene cambiar de empleo?

 

¿Qué hacer en caso de ser despedido?

 

Otros artículos

de empleo

Modelos de CV y cartas para trabajo y empleo

 

Curriculum vitae

Curriculum en español

Curriculum en inglés

Frases y términos inglés/español

Modelos de cartas y un curriculum para una pasantía en un ciclo de formación profesiona

Modelo de carta de presentación

Carta de presentación en inglés

Modelos de carta de renuncia en español e inglés

Sección de gestión empresarial

 

¿Cómo crear una cultura de liderazgo?

 

¿Cuáles son los errores y los aciertos a la hora de

implementar un cambio

 

El arte de saber escuchar en el mundo de los negocios

 

Otros artículos

de gestión empresarial

 

                                  

 

 Ser ambicioso: ¿Es positivo o negativo?

 

Muchos consideran una persona ambiciosa como aquella que no tiene límites para lograr lo que desea e inclusive es destructiva.  Otros suelen asociar la ambición al deseo de ganar dinero (codicia).

Sin embargo, nos preguntamos ¿Qué ocurre si este deseo de superación está bien encauzado y se convierte en el motor necesario para alcanzar metas personales o profesionales? ¿No habrá, acaso, una ambición positiva?

La ambición nos impulsa a intentar hacer las cosas mejor, a no bajar los brazos, a ser perseverantes y a no darnos por vencidos frente al primer contratiempo u obstáculo.

       

Hay que admitir que ser demasiado ambicioso puede resultar peligroso, para la persona y para quienes se relacionan con ella. El perfil clásico del ambicioso es el de alguien ávido por adquirir riqueza material y tener y/o ser más que los demás a cualquier precio y por cualquier camino.  En el otro extremo, una persona que carece de ambiciones tiende a reprimir sus aspiraciones y puede precipitarse en el fracaso o la mediocridad.

En el medio están las personas que se trazan metas y buscan conseguirlas. La ambición les asegura la dosis de energía y coraje para concretar los deseos, planes o aspiraciones. Es allí cuando hablamos de una ambición saludable o positiva.

En otras palabras, la persona es responsable de sus logros y sus éxitos son la consecuencia de su esfuerzo, tesón y capacidad.  Se siente orgullosa de su rendimiento y sus resultados. Incluso puede aceptar fallos y fracasos como consecuencia de sus acciones y decisiones.

Su misma ambición de ser cada día mejor le permite aprender de sus errores. La ambición se puede dar en lo material, lo espiritual, lo afectivo y para ser mejor persona, sin que eso signifique pasar por encima de otros.

Igualmente, existen personas que dedican su vida a un logro altruista; la ambición también puede ponerse al servicio de una causa solidaria.

 

Cómo diferencia un ambicioso positivo de otro negativo

Un ambicioso sin límites se caracteriza por:

  • Constante búsqueda de metas y desafíos cada vez más difíciles.
  • Necesidad de probar que es capaz de obtener lo que se propone.
  • Insatisfacción permanente con lo alcanzado, la mirada en el futuro.
  • Desvalorización de los logros obtenidos, nada parece ser suficiente.
  • Deseos imperiosos de vencer a los posibles competidores.
  • Necesidad incontrolable de querer siempre un poco más.
  • Condicionar su valor como persona con el éxito que obtiene.
  • Necesidad constante de controlar.

 

Usualmente una persona con ambición positiva

  • Ve las aspiraciones como un camino para crecer ante las dificultades.
  • Considera los obstáculos como una manera de superarse
  • Es creativo.
  • Desea que los demás también logren su crecimiento personal.

 

Tres consejos para ser un ambicioso positivo

  • Confeccionar una lista con las metas ambicionadas.
  • Hacer tres columnas: una con los "pro", otra con los "contra" para conseguir cada una y otra con las personas involucradas y afectadas.
  • Si un proyecto requiere un esfuerzo excesivo de tiempo, energías o renuncias varias, analizar qué beneficios se recibe a cambio y si se justifica.
  • Preguntarse con sinceridad hasta dónde se quiere llegar y cómo compatibilizar esa ambición con otros aspectos de la vida.

 

 

 

Otros temas relacionados

¿Cuándo conviene cambiar de empleo?

¿Qué hacer ante el despido?

¿Cómo evitar que la oficina o nuestro trabajo nos enferme?

 

Publique su artículo de recursos humanos o de empleo

 

Presentaciones en powerpoint

Otros artículos publicados en

Presentaciones de RRHH

Empleo

Presentaciones de gestión empresarial

Otras presentaciones empresariales

 

 

  

Conoce diferentes modelos de cartas y documentos

Copyright (c) 2006  rrhh-web.com  La web de los recursos humanos y el empleo consultas.rrhhweb@gmail.com


 

 

 

Modelos de políticas y procedimientos de Recursos Humanos en:

-Admisión de personal

 -Entrevista eficaz

 -Vestimenta

-Ascensos y transferencias

-Reconocimiento al empleado destacado

-Programa de sugerencias

-Programa de incentivos para ejecutivos

-Procedimiento de evaluación del personal

-Solicitud de permiso laboral

Videos sobre recursos humanos, empleo, gestión empresarial y marketing en nuestro canal de youtube

 

                       Ver más videos

 

Presentaciones en powerpoint

Presentaciones de RRHH

Presentaciones de gestión empresarial

Otras presentaciones empresariales

 

Tests

¿Aprendes de forma permanente?

¿Cómo se maneja con el cambio?

¿Eres asertivo?

¿Manejamos bien familia y trabajo?

¿Mantenemos la calma?

¿Tienes madera de líder?